Entradas

Editorial – Abril

Para quienes integramos la Cooperativa Bancaria y en particular para este Consejo Directivo que en los próximos meses cumplirá cuatro años de gestión en medio de una de las etapas más difíciles que ha tenido que pasar nuestra institución y que cotidianamente con un esfuerzo superlativo de todo el colectivo y en particular de los socios que creyeron en nosotros.

Ellos junto a nosotros han soportado los huracanes y los vendavales de las circunstancias en la que nos han colocado, y junto a los trabajadores necesarios e indispensables protagonistas de esta gesta, llegamos a un año más maravillosamente, un año más desde esta institución y podemos decir feliz día de la madre.

De no haber sido por el esfuerzo compromiso y solidaridad de estos colectivos mencionados hoy no estaría llegando a sus manos este mailing para saludar a nuestras madres queridas presentes o ausentes, y decir estas palabras como directivos de esta querida Cooperativa Bancaria -institución nacida de un grupo de trabajadores- no hubiera sido posible.

En esta ocasión en especial queremos recordar como idea de la mujer madre a Máximo Gorki en su obra “La Madre” en dos pequeños párrafos: “la palabra de mi hijo es la palabra pura de un hijo de la clase obrera, de un alma incorruptible. Los hombres íntegros se reconocen en su audacia y más adelante el genial escritor ruso dice: “Vas a callarte, miserable. Los ojos de Pelagia se abrieron centellantes y su mandíbula tembló encorvándose sobre las resbaladizas lozas exclamó: no se puede matar un alma resucitada”.

Las palabras bastan. El genial Gorki sintetiza apenas en unos fragmentos todo lo que podríamos alegar de lo que representa una madre. Para nosotros hijos de trabajadores y obreros nuestro homenaje de nuestra cooperativa y de nuestra patria.

CONSEJO DIRECTIVO DE COOPERATIVA BANCARIA. 

0